INTRODUCCIÓN

Basada en la obra de Shunji Iwai, creador de Love letter y Rip Van Winkle no hanayome (La novia de Rip Van Winkle), y con guion de Hitoshi One, director de Moteki y Bakuman, esta historia de amor nos presenta “un día de verano que se repite”, con el talento de estos dos artistas que no dejan de fascinar al público con sus numerosas obras tan inspiradoras. El director, Akiyuki Shimbo, se presentó en sociedad con Bakemonogatari y Puella Magi Madoka Magica (2011). Este extraordinario talento, que ha ejercido una notable influencia en el mundo de la animación con su expresión visual y su desbordante originalidad, une fuerzas con el estudio de animación Shaft para tejer un mundo repleto de imaginación.

 

 

 

Ponen voz a los personajes Suzu Hirose, que encadena una tras otra actuaciones para renombradas obras, y Masaki Suda en su primera experiencia como actor de voz. Aparte de estas dos figuras de tan impresionante fama y capacidad, de su misma generación también se cuenta con voces establecidas, como la de Mamoru Miyano, una actriz reconocida a nivel nacional como es Matsu Takako, y el resto del maravilloso equipo que sobrepasa los estándares de su género.

 

Y para ponerle la guinda, tenemos la preciosa y conmovedora melodía compuesta especialmente para esta obra, la canción principal Uchiage hanabi (Lit. Castillo de fuegos) fruto de la colaboración DAOKO x Kenshi Yonezu.

 

“Si en aquel momento...” “Si pudiera volver al pasado...”

 

HISTORIA

Un día de verano que se repite una y otra vez…

 

Vacaciones de verano en una ciudad costera.

 

Antes del castillo de fuegos, un grupo de estudiantes entabla una discusión:

 

“Los fuegos artificiales, vistos de lado, ¿son redondos o planos?”.

 

 

 

Después de que se celebre el festival de fuegos artificiales, Nazuna Oikawa se trasladará a otro instituto como consecuencia del nuevo matrimonio de su madre.

 

 Nazuna trata de convencer a Norimichi Shimada para que se escape de la ciudad con ella, sin embargo, a causa de su madre, él se convierte en un simple observador y no la ayuda.

 

Agobiado por el pensamiento de que debería haber actuado de forma diferente, Norimichi lanza una misteriosa bola al mar y regresa milagrosamente al momento en que Nazuna le hizo la propuesta.

 

 ¿Qué destino les aguarda a Norimichi y a Nazuna al final de un día que se repite una y otra vez?

 

Cuando los fuegos artificiales alcancen el cielo, ocurrirá un milagro…

CÓMO EMPEZÓ TODO

 

Todo surgió de la legendaria película Uchiage hanabi, shita kara miru ka? Yoko kara miruka? (Lit.: ¿Miramos el castillo de fuegos desde abajo o de lado?) de Shunji Iwai. El productor Genki Kawamura también era seguidor de esa serie, y después de un tiempo pensando en un nuevo proyecto de película de animación se decidió por convertir Uchiage hanabi en película de animación. Las obras difíciles de recrear en imagen real son muy apropiadas para el anime, y esta lo era por el brillo que desprendían los jóvenes personajes de la película, y especialmente la belleza de la protagonista, difíciles de imitar en imagen real. Si era posible, debía ser en forma de animación. En 2013 se obtuvo la autorización de Iwai.

 

En aquel momento Iwai pensó como guionista en alguien a quien Kawamura ya le había echado el ojo: Hitoshi One, que había homenajeado Uchiage hanabi con la película Moteki (2010). Por otra parte, el abrumador sentido artístico y la innovadora realización de Puella Magi Madoka Magica (2011) y de la serie Monogatari, que empezó con Bakemonogatari (2009), habían cautivado a Kawamura, por lo que pensaba que quería trabajar alguna vez con el estudio de animación Shaft y el director Akiyuki Shimbo, que había realizado numerosas producciones con ellos. Cuando se reunió con ellos precisamente tenía entre manos el proyecto de Uchiage hanabi. “Creo que el director Akiyuki Shimbo es la persona más indicada para ilustrar ese mundo de Moshimo con los métodos y realización propios de la animación. One amplió la idea de la ‘repetición’ heredada de Iwai, y tomó forma con el estilo de Shimbo y la gracia artística de Shaft. Los tres son aficionados a las creaciones respectivas y se admiran mutuamente. Antes de pensar cómo se hace una película, yo siempre he pensado que me gustaría crear un método para hacer películas, y creo que esta obra tiene una especial gracia en este sentido, como si observara la reacción química resultante de juntar a tres directores para hacer una animación.” (Kawamura, productor)

STAFF

 

Se encarga del diseño de personajes Watanabe Akio, que ha trabajado en The Soul Taker (2001) y la serie Monogatari con Shimbo. Según el equipo de producción, tiene una marcada personalidad, pero también un sentido de la justa medida. Su mano tiene una reputación establecida especialmente cuando se trata de dibujar personajes femeninos, desde chicas adorables a mujeres seductoras. Combinando esto con su colaboración con Shimbo, el equipo de producción fue categórico en su juicio de que no existía otra persona que pudiera diseñar a la protagonista. Realmente, la Nazuna de Watanabe recrea esa figura adorablemente inocente y a la vez con un atractivo de diablilla que no se podría representar más que a través de la animación.

 

Como director se contó con Nobuyuki Takeuchi, que ha participado en muchas producciones de Ghibli y Shaft. Trabajó con Shimbo en la dirección visual y el planteamiento artístico de la serie Monogatari, y consigue ilustrar también con esta obra un relato y una visión del mundo que observa atentamente los ojos del espectador. Se encargó de la música Satoru Kosaki, que había trabajado en La Melancolía de Haruhi Suzumiya (2006) y en la serie Monogatari. Se le ofreció el encargo como músico que combina elementos de la música actual y de las canciones de anime, y resultó que él, al igual que el director Takeuchi, también era fan de las obras de Iwai desde antes. Entre el personal de producción había muchos más fans, y la escena donde la madre se lleva a Nazuna tiene exactamente el mismo ángulo y encuadre que la producción original. Kosaki también se declara fan de la música de la producción de Iwai, por lo que se propone conseguir una música para una nueva película de animación que a la vez muestre su admiración hacia la de la obra original. Además, resulta muy prometedor para los fans del anime el hecho de que el talento que se juntó para crear los dos grandes éxitos de Shaft, Puella Magi Madoka Magica y Monogatari, se vuelva a reunir alrededor de Shimbo como director general para enfrentarse un nuevo reto.)

CASTING

 

Las voces se escogieron entre un magnífico equipo de actores de voz y de actores de imagen real. Para replicar la sobriedad y el realismo de la obra original, un reparto refrescante y de gran sensibilidad crea la atmosfera de este nuevo Uchiage hanabi. Como protagonista, Nazuna, tenemos a Hirose Suzu, que hizo también de protagonista en El niño y la bestia (2015), dirigida por Mamoru Hosoda. Se la contrató como única persona capaz de reproducir la inestable sensación que ofrece Nazuna, combinando ese carácter de chiquilla con un punto seductor. “Hirose tiene un encanto mudable, en el buen sentido de la palabra, su voz me transmitió una sensación de fugacidad. Supongo que es un talento propio de una actriz” (Kawamura, productor). Para Norimichi tenemos a Masaki Suda en su primera actuación de voz.

 

Ahora es considerado una personalidad representativa entre los actores jóvenes, pero cuando se le seleccionó aún no había cosechado los éxitos que le llegarían después. Siendo su primer trabajo en el sector, se le escogió inicialmente por una muestra de voz que envió. “En cierto modo era una audición, pero desde el principio tenía el ojo puesto en Suda. Norimichi no es el típico chico naif del anime, sino un chico de campo un tanto pillo y brusco. Suda tenía a la vez cierta ingenuidad y una especie de insolencia que encajaba a la perfección con el papel” (Kawamura, productor). Y también tenemos a Mamoru Miyano en el papel de Yûsuke, una eminencia en el mundo de las voces que reúne talento y popularidad, que supuso un respaldo para sus compañeros, según los elogios del director general Shimbo. La espontaneidad propia de un actor de cine que tienen Hirose y Suda y la habilidad de Miyano como actor de voz hace que entre los tres conformen una tensión y una atmósfera maravillosas. En el papel de la madre de Nazuna encontramos a Takako Matsu, en su primer papel tras el que hizo en Frozen (2014). Matsu vuelve al mundo de Iwai, aunque de una nueva forma, pues ya había hecho de protagonista en Shigatsu monogatari (1998), del mismo director.

MÚSICA

 

Además de la música de ambiente de Kosaki Satoru, destacan también la insert song y el tema principal. La impresionista pieza Forever Friends del filme original se mantiene como insert song. Esta pieza fue compuesta por la cantante Remedios como música original para el film, y en esta animación también estaba decidido a utilizarla, pero como novedad se sería interesante para cantarla. Entre el equipo de producción surgió un nombre: el de la aclamada rapera Daoko. La artista del momento más querida por los creadores, ha participado en El mundo de Kanako (2014), del director Tatsuya Nakashima, y se ha encargado junto con TeddyLoid de la música del vídeo ME!ME!ME! de la feria de muestras de animadores de Studio Khara, dirigido por Hideo Anno. Con Forever Friends, la voz envolvente de Daoko pone emoción al clímax de la obra.

 

La producción del tema principal fue a cargo de la abrumadora personalidad de la escena musical, Yonezu Kenshi. De la colaboración de Daoko y Kenshi surgió la canción Uchiage hanabi, donde causa impresión el dúo chico-chica, que recuerda a Nazuna y Norimichi. Junto con la ayuda del equipo de producción, esta insólita colaboración en el plano musical es una peculiaridad de esta obra. Una canción nostálgica que se renueva, una nueva canción que deja nostalgia en los oídos. Además, hay una escena donde Nazuna (Suzu Hirose) canturrea una canción de moda de una idol de los ochenta, como recordando a su madre, que la cantaba mucho. Esta escena fue un desafío para Hirose como su primera grabación musical. La pieza misma deviene un tema del relato, y a partir de ahí se abre un paisaje de fantasía. Vuestros ojos y oídos no pueden perderse el mundo que se abre a partir de esa voz y esa canción.

© 2017 TOHO / Aniplex / SHAFT / KADOKAWA / TOY’S FACTORY / JR Kikaku / Lawson HMV Entertainment / LINE

Basada en la obra de Shunji Iwai, creador de Love letter y Rip Van Winkle no hanayome (La novia de Rip Van Winkle), y con guion de Hitoshi One, director de Moteki y Bakuman, esta historia de amor nos presenta “un día de verano que se repite”, con el talento de estos dos artistas que no dejan de fascinar al público con sus numerosas obras tan inspiradoras. El director, Akiyuki Shimbo, se presentó en sociedad con Bakemonogatari y Puella Magi Madoka Magica (2011). Este extraordinario talento, que ha ejercido una notable influencia en el mundo de la animación con su expresión visual y su desbordante originalidad, une fuerzas con el estudio de animación Shaft para tejer un mundo repleto de imaginación.

 

 

 

Ponen voz a los personajes Suzu Hirose, que encadena una tras otra actuaciones para renombradas obras, y Masaki Suda en su primera experiencia como actor de voz. Aparte de estas dos figuras de tan impresionante fama y capacidad, de su misma generación también se cuenta con voces establecidas, como la de Mamoru Miyano, una actriz reconocida a nivel nacional como es Matsu Takako, y el resto del maravilloso equipo que sobrepasa los estándares de su género.

 

Y para ponerle la guinda, tenemos la preciosa y conmovedora melodía compuesta especialmente para esta obra, la canción principal Uchiage hanabi (Lit. Castillo de fuegos) fruto de la colaboración DAOKO x Kenshi Yonezu.

 

“Si en aquel momento...” “Si pudiera volver al pasado...”

 

CÓMO EMPEZÓ TODO

 

Todo surgió de la legendaria película Uchiage hanabi, shita kara miru ka? Yoko kara miruka? (Lit.: ¿Miramos el castillo de fuegos desde abajo o de lado?) de Shunji Iwai. El productor Genki Kawamura también era seguidor de esa serie, y después de un tiempo pensando en un nuevo proyecto de película de animación se decidió por convertir Uchiage hanabi en película de animación. Las obras difíciles de recrear en imagen real son muy apropiadas para el anime, y esta lo era por el brillo que desprendían los jóvenes personajes de la película, y especialmente la belleza de la protagonista, difíciles de imitar en imagen real. Si era posible, debía ser en forma de animación. En 2013 se obtuvo la autorización de Iwai.

 

En aquel momento Iwai pensó como guionista en alguien a quien Kawamura ya le había echado el ojo: Hitoshi One, que había homenajeado Uchiage hanabi con la película Moteki (2010). Por otra parte, el abrumador sentido artístico y la innovadora realización de Puella Magi Madoka Magica (2011) y de la serie Monogatari, que empezó con Bakemonogatari (2009), habían cautivado a Kawamura, por lo que pensaba que quería trabajar alguna vez con el estudio de animación Shaft y el director Akiyuki Shimbo, que había realizado numerosas producciones con ellos. Cuando se reunió con ellos precisamente tenía entre manos el proyecto de Uchiage hanabi. “Creo que el director Akiyuki Shimbo es la persona más indicada para ilustrar ese mundo de Moshimo con los métodos y realización propios de la animación. One amplió la idea de la ‘repetición’ heredada de Iwai, y tomó forma con el estilo de Shimbo y la gracia artística de Shaft. Los tres son aficionados a las creaciones respectivas y se admiran mutuamente. Antes de pensar cómo se hace una película, yo siempre he pensado que me gustaría crear un método para hacer películas, y creo que esta obra tiene una especial gracia en este sentido, como si observara la reacción química resultante de juntar a tres directores para hacer una animación.” (Kawamura, productor)

STAFF

 

Se encarga del diseño de personajes Watanabe Akio, que ha trabajado en The Soul Taker (2001) y la serie Monogatari con Shimbo. Según el equipo de producción, tiene una marcada personalidad, pero también un sentido de la justa medida. Su mano tiene una reputación establecida especialmente cuando se trata de dibujar personajes femeninos, desde chicas adorables a mujeres seductoras. Combinando esto con su colaboración con Shimbo, el equipo de producción fue categórico en su juicio de que no existía otra persona que pudiera diseñar a la protagonista. Realmente, la Nazuna de Watanabe recrea esa figura adorablemente inocente y a la vez con un atractivo de diablilla que no se podría representar más que a través de la animación.

 

Como director se contó con Nobuyuki Takeuchi, que ha participado en muchas producciones de Ghibli y Shaft. Trabajó con Shimbo en la dirección visual y el planteamiento artístico de la serie Monogatari, y consigue ilustrar también con esta obra un relato y una visión del mundo que observa atentamente los ojos del espectador. Se encargó de la música Satoru Kosaki, que había trabajado en La Melancolía de Haruhi Suzumiya (2006) y en la serie Monogatari. Se le ofreció el encargo como músico que combina elementos de la música actual y de las canciones de anime, y resultó que él, al igual que el director Takeuchi, también era fan de las obras de Iwai desde antes. Entre el personal de producción había muchos más fans, y la escena donde la madre se lleva a Nazuna tiene exactamente el mismo ángulo y encuadre que la producción original. Kosaki también se declara fan de la música de la producción de Iwai, por lo que se propone conseguir una música para una nueva película de animación que a la vez muestre su admiración hacia la de la obra original. Además, resulta muy prometedor para los fans del anime el hecho de que el talento que se juntó para crear los dos grandes éxitos de Shaft, Puella Magi Madoka Magica y Monogatari, se vuelva a reunir alrededor de Shimbo como director general para enfrentarse un nuevo reto.)

CASTING

 

Las voces se escogieron entre un magnífico equipo de actores de voz y de actores de imagen real. Para replicar la sobriedad y el realismo de la obra original, un reparto refrescante y de gran sensibilidad crea la atmosfera de este nuevo Uchiage hanabi. Como protagonista, Nazuna, tenemos a Hirose Suzu, que hizo también de protagonista en El niño y la bestia (2015), dirigida por Mamoru Hosoda. Se la contrató como única persona capaz de reproducir la inestable sensación que ofrece Nazuna, combinando ese carácter de chiquilla con un punto seductor. “Hirose tiene un encanto mudable, en el buen sentido de la palabra, su voz me transmitió una sensación de fugacidad. Supongo que es un talento propio de una actriz” (Kawamura, productor). Para Norimichi tenemos a Masaki Suda en su primera actuación de voz.

 

Ahora es considerado una personalidad representativa entre los actores jóvenes, pero cuando se le seleccionó aún no había cosechado los éxitos que le llegarían después. Siendo su primer trabajo en el sector, se le escogió inicialmente por una muestra de voz que envió. “En cierto modo era una audición, pero desde el principio tenía el ojo puesto en Suda. Norimichi no es el típico chico naif del anime, sino un chico de campo un tanto pillo y brusco. Suda tenía a la vez cierta ingenuidad y una especie de insolencia que encajaba a la perfección con el papel” (Kawamura, productor). Y también tenemos a Mamoru Miyano en el papel de Yûsuke, una eminencia en el mundo de las voces que reúne talento y popularidad, que supuso un respaldo para sus compañeros, según los elogios del director general Shimbo. La espontaneidad propia de un actor de cine que tienen Hirose y Suda y la habilidad de Miyano como actor de voz hace que entre los tres conformen una tensión y una atmósfera maravillosas. En el papel de la madre de Nazuna encontramos a Takako Matsu, en su primer papel tras el que hizo en Frozen (2014). Matsu vuelve al mundo de Iwai, aunque de una nueva forma, pues ya había hecho de protagonista en Shigatsu monogatari (1998), del mismo director.

MÚSICA

 

Además de la música de ambiente de Kosaki Satoru, destacan también la insert song y el tema principal. La impresionista pieza Forever Friends del filme original se mantiene como insert song. Esta pieza fue compuesta por la cantante Remedios como música original para el film, y en esta animación también estaba decidido a utilizarla, pero como novedad se sería interesante para cantarla. Entre el equipo de producción surgió un nombre: el de la aclamada rapera Daoko. La artista del momento más querida por los creadores, ha participado en El mundo de Kanako (2014), del director Tatsuya Nakashima, y se ha encargado junto con TeddyLoid de la música del vídeo ME!ME!ME! de la feria de muestras de animadores de Studio Khara, dirigido por Hideo Anno. Con Forever Friends, la voz envolvente de Daoko pone emoción al clímax de la obra.

 

La producción del tema principal fue a cargo de la abrumadora personalidad de la escena musical, Yonezu Kenshi. De la colaboración de Daoko y Kenshi surgió la canción Uchiage hanabi, donde causa impresión el dúo chico-chica, que recuerda a Nazuna y Norimichi. Junto con la ayuda del equipo de producción, esta insólita colaboración en el plano musical es una peculiaridad de esta obra. Una canción nostálgica que se renueva, una nueva canción que deja nostalgia en los oídos. Además, hay una escena donde Nazuna (Suzu Hirose) canturrea una canción de moda de una idol de los ochenta, como recordando a su madre, que la cantaba mucho. Esta escena fue un desafío para Hirose como su primera grabación musical. La pieza misma deviene un tema del relato, y a partir de ahí se abre un paisaje de fantasía. Vuestros ojos y oídos no pueden perderse el mundo que se abre a partir de esa voz y esa canción.